Archivo para Mayo, 2011

Mayores #indignados. Jóvenes y mayores comparten destino. Sin trabajo no hay pensiones. Con salarios indignos sólo tendremos pensiones de miseria. 20/05/2011

España vive estos días un conato de “alzamiento popular” que reivindica el derecho a tener futuro. No un futuro precario y un presente de subsistencia, sino un futuro que permita a cada cual desarrollar completamente su potencial y que ello permita que la sociedad, en su conjunto, tenga una mejor calidad de vida.

Esta indignación, como reacción a las desigualdades de oportunidades que vemos cada día, debería ser asumida por el conjunto de la ciudadanía. Quizás sí liderada por los jóvenes pero no sólo para los jóvenes, que son los que hoy padecen un 40% de paro, contratos precarios, sueldo mileuristas y dificultad para el acceso a una vivienda digna en la que poder constituir una familia. Esta indignación también debe ser reclamada desde la madurez y la experiencia de los mayores de nuestra sociedad.

Más allá de las duras consecuencias que la actual crisis está teniendo sobre el colectivo de las personas mayores (recordemos, 7,5  millones de pensionistas), con congelaciones de pensiones, encarecimiento de precios de bienes básicos, reducción de la oferta de servicios públicos (dependencia, sanidad),…, condenar a la juventud nos lleva, irremediablemente, a la miseria futura debida a la insostenibilidad del Sistema Público de Pensiones.

Aquí debemos pararnos para reflexionar sobre la afectación que tendrá sobre la Seguridad Social española el mantener altos índices de desocupación, con bajos salarios y escasas cotizaciones sociales.

Recordemos que la Seguridad Social tiene un “esquema piramidal” de financiación: las cotizaciones de los que hoy trabajan sirven para pagar las pensiones de los actuales jubilados. En términos doctrinales, la Seguridad Social es un sistema de reparto, no de capitalización.

Este sistema, recientemente modificado (para alargar la edad de jubilación hasta los 67 años y la de cotización para disminuir las pensiones futuras a cobrar), viene precedido por la congelación de pensiones que hoy vivimos, requiere que exista una correlación cuanto menos igualitaria entre el saldo que se abona en pensiones en relación al saldo de las cotizaciones sociales. A nadie se le escapa que si permitimos que existan elevadas tasas de desocupación y, especialmente, bajos salarios, las cotizaciones sociales no aumentarán en el futuro. Pero, con absoluta certeza (dada la inversión de la pirámide población española y la elevada esperanza de vida que tenemos), el importe total del saldo de pensiones aumentará progresivamente cada año (por aumento de pensionistas, aprox. 1 millón cada año, por importe de la prestación media recibida debido a las cotizaciones altas que realizaron los nuevos pensionistas y la existencia de pensiones no contributivas y complementarias, no prevista su financiación en el esquema inicial de la Seguridad Social).

Así pues, si no reaccionamos a la indignación, nos acercamos, año a año, al colapso de nuestra Seguridad Social que afectará irremediablemente a los mayores actuales y futuros después de una vida de trabajo y sacrificio.

Cuando vean a un joven reivindicar, véanle también como parte indisoluble de su futuro. Que ellos tengan un futuro mejor implicará que usted puede vivir dignamente su vejez. Si él joven no tiene futuro, usted tampoco. No los deje solos. Nosotros nos os dejaremos solos.

Josep Jorge

Director General

JUBILARSE EN CASA SL

Escrito por jjorge el 20/05/2011 - Categoría:Opinión de JEC

La Hipoteca Inversa, instrumento clave de Política Social. 06/05/2011

¿Saben los ciudadanos mayores propietarios de una vivienda que pueden disponer de ingresos económicos adicionales a su pensión si contratan una Hipoteca Inversa?.

¿Las Administraciones Públicas son conscientes que deberían premiar a los ciudadanos que hacen uso de su patrimonio contratando una Hipoteca Inversa lo que contribuye a una distribución más eficiente de las ayudas sociales públicas?.

¿Las Entidades Financieras, especialmente las que han recibido ayudas públicas del FROB, no deberían compensar a la Sociedad parte de estas ayudas ofreciendo más y mejores opciones de Hipoteca Inversa para mayores y dependientes?.

En esta época de crisis económica y social, la Hipoteca Inversa está siendo un instrumento clave para mantener la calidad de vida de muchas personas mayores, quienes padecen las limitaciones en Servicios y Prestaciones Públicas, pierden poder adquisitivo y sufren las consecuencias de las penurias económicas que atraviesan muchos de sus familiares y allegados.

Por todo ello, debemos exigir a las Administraciones mayor amplitud de miras y a las Entidades Financieras que cumplan con su responsabilidad social.

Sólo haciendo un uso eficiente del patrimonio acumulado en vida podremos vivir una vejez digna hasta el último de nuestros días. Con la Hipoteca Inversa podrá lograrlo.

rss_grantwitter_granfacebook_gran

Escrito por jjorge el 6/05/2011 - Categoría:Opinión de JEC