Los ancianos planifican su consumo pensando en la etapa final de dependencia. EFE 06/05/08

La preocupación por la situación de dependencia en la etapa final de la vida repercute en la forma de consumir de los ancianos y las nuevas necesidades trastocan la planificación de ahorro, según un estudio sobre los nuevos hábitos de consumo de los ancianos de la Agencia Catalana de Consumo (ACC).

 

“La preocupación es más por la salud que por la economía”, ha explicado el director de la ACC, Jordi Anguera, en la presentación de las conclusiones del estudio AVVIIS, en el que se analiza la repercusión en el gasto y los hábitos de consumo de llegar a la jubilación con una esperanza de vida de 25 o 30 años.

Según el estudio, la percepción de la duración y temporalidad de la situación de dependencia repercute en la forma de consumo y explica la preocupación de los ancianos por la salud como estrategia para retrasar o suprimir el tiempo en situación de dependencia, la necesidad de prever las necesidades económicas derivadas de las necesidades de consumo que conlleva y la de consumir productos y servicios que ayuden a evitar la disminución de facultades.

Las proyecciones demográficas apuntan que en 2030 habrá 1.914.000 ancianos en Catalunya, cifra que supone un incremento del 64%.

Así, la salud y el grado de dependencia separan ya dos grandes etapas de la vida de los ancianos, la de los mayores, “en plena salud y plenas facultades”, y los muy mayores, y conforma nuevos mercados para los bienes de consumo, los servicios de ocio y los productos financieros, con perspectivas de crecimiento sostenido.

Anguera ha explicado que estas conclusiones orientan una nueva estrategia de la Agencia Catalana del Consumo, basada en proteger “uno de los colectivos más desfavorecidos y vulnerables” en términos de consumo.

En esta nueva estrategia, la ACC ha anunciado que prestará especial atención a los nuevos productos financieros que se ofrecen a este colectivo para hacer frente a las nuevas necesidades, como las formulas de ahorro para la dependencia o la hipoteca inversa.

El director de la ACC ha señalado que hasta el momento estos productos financieros incipientes “son de uso restringido y no han generado problemas”, pero ha considerado que sería conveniente favorecerlos con medidas legislativas y alargar su duración.

 

Escrito por jjorge el 14/05/2008 - Categoría:Noticias sobre Dependencia